Black Noise - Les Matarifes f6
16231
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16231,bridge-core-2.2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Les Matarifes f6 // sesión 09

«Black Noise» de Vicente Colomar // 2 de diciembre de 2017 // Naves Matadero -CIAV // Madrid

Celso

Celso Giménez

«Cuando sé que voy a ver algo, porque ya lo he decidido, normalmente paro de leer o de mirar. Tampoco es una regla, pero espero a verlo en directo, que es lo que más información me va a dar…»

Pilar

Pilar Soler

«Lo que espero al salir de la obra es ver la realidad en relación a los objetos que me rodean y ver estas conexiones de las que habla el artista… Aunque me preocupa no interpretar bien lo que me quiere decir el artista ni saber interpretar su lenguaje…»

Sara

Sara Sánchez

«No sé mucho del planteamiento de la pieza, pero me parece interesante la emocionalidad que contienen los objetos, qué relación existe entre estos objetos y cómo el artista interviene en el espacio con ellos…»

atención

Les Matarifes invitados, nos hablan de sus expectativas momentos antes de comenzar la función.

percepción

Les Matarifes invitados, nos hablan de sus expectativas nada más terminar la función.

participación

Les Matarifes invitados nos envían un correo electrónico, una semana después, con el recuerdo que tienen de lo acontecido.

Celso Giménez:

 

Por encima de una reflexión más teórica, lo que me queda, unas semanas después de ver Black Noise, son sensaciones físicas y algunas imágenes, más o menos definidas, en la cabeza.

 

Recuerdo una apuesta por un uso del tiempo claramente diferente al de fuera de la escena. Un ritmo propio y calmado que te recuerda, como decía Koltés: «que aquello no es la vida». Y un diseño de iluminación lleno de colores fuertes, marcados, que consiguen que vayamos pasando de un paisaje a otro de manera orgánica.

 

Ahora que para escribir estas líneas juego a volver a recordarla, me pregunto si los programas de mano de algunas piezas artísticas no tienen un tono y una textura más antigua que las propias piezas. Los catálogos de artes son todo un género en sí mismo y son también importantes para complementar las obras. Quizás sería bueno encontrar un tono más alejado de los conceptos del propio proceso de investigación, un texto que fuera capaz de aterrizar, sin demasiado artificio, algunas de las sensaciones que puede dejar una propuesta como Black Noise.

Pilar Soler:

 

El sábado 2 de diciembre de 2017 me acerqué al Matadero como espectadora de la performance Black Noise. Lo que leo sobre la obra y el artista me crea inquietud y expectación y, por qué no decirlo desconfianza, miedo a no entender lo que quiere transmitir el artista.

 

Se trata de una investigación coreográfica y musical entorno a la construcción de los objetos y sus conexiones. Un trabajo sobre la forma sirviéndose de sillas, mesas, mantas y bailarines.

 

¿En qué momento el objeto deja de serlo y empieza a ser otra cosa, a establecer otras relaciones y a construirse en otros objetos?  

 

Empieza la obra. Pongo toda mi atención y sensibilidad para descifrar el lenguaje y establecer la comunicación y …….lo consigo.

 

Los objetos y las personas empiezan a perder sus formas, sus utilidades, su materia. Se establecen las conexiones entre los objetos y cuerpos. Los objetos, no se construyen, cómo dice Colomar, se deconstruyen hasta tal forma que ya no ves sillas, mesas, mantas, cuerpos, ves otra cosa. La silla pierde su concepto de silla (objeto para sentarse) para ser otra cosa que no tienes definida y para la que no encuentras el significado porque es la primera vez que la ves pero entiendes que es otro objeto, no una silla.

 

La obra me sorprendió haciéndome reflexionar sobre la plasticidad del cerebro para poder eliminar figuras y conceptos ya aprendidos (una silla es una silla y ya está, se aprende desde pequeño y cuando ves una inmediatamente ya sabes lo que es y para lo que sirve). Para plantearte que la realidad que ves no es fija y pueden mostrártela de maneras muy diferentes.

Sara Sánchez:

 

Como espectadora del espectáculo Black Noise de Vicente Colomar y después de un tiempo que ha servido para posar la experiencia, podría resumir lo vivido con la sensación de incomodidad que me produjo la pieza.

 

Rescato también la belleza del lenguaje corporal que empezó con semblante humano y acabó transformándose en objetos corpóreos. Este hecho me accionó a cuestionarme sobre el mundo capitalista en el que vivimos, en el uso material que damos a nuestros cuerpos y experiencias. 

 

Las imágenes que crearon a partir de objetos cotidianos (mesas/ sillas/ mantas gruesas) se fusionaban con estos objetos corpóreos invitando al imaginario a que se preguntase sobre el uso de nuestro cuerpo y las leyes impuestas, así como las restricciones y las pautas de comportamiento que obedecemos dependiendo de la cultura, religión o género.

 

¡Enhorabuena a todo el equipo y gracias por hacerme partícipe de esta iniciativa tan necesaria que es Les Matarifes f6!

Pincha en la imagen para ver la información de la pieza.