Circo de Pulgas
15936
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15936,bridge-core-2.1.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-20.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Les Matarifes f6 // sesión 05

«Circo de Pulgas» de Matarile Teatro // 26 de octubre de 2017 // Naves Matadero -CIAV // Madrid

01 Alvaro Vicente

Álvaro Vicente

“Intento despojarme de cualquier pensamiento, de cualquier sensación previa, y abandonarme a lo que suceda, al acontecimiento…”

02 Eva Caballero

Eva Caballero

“Me espero algo bastante potente tanto visualmente como emocionalmente. Eso es lo que me imagino…”

03 Julia Varela

Julia Varela

“Me encanta ir al teatro y al cine sin saber lo que voy a ver. Me fío de las salas y de los espacios. No me gusta nada leer la sinopsis…”

atención

Les Matarifes invitados, nos hablan de sus expectativas momentos antes de comenzar la función.

percepción

Les Matarifes invitados, nos hablan de sus expectativas nada más terminar la función.

participación

Les Matarifes invitados nos envían un correo electrónico, una semana después, con el recuerdo que tienen de lo acontecido.

 Álvaro Vicente:

 

Matarile es confortable moralmente y hasta inofensivo diría, pero porque el arte es ya inofensivo si no apela a un escándalo, que anula de por sí todo cariz artístico en pos del espectáculo debordiano. Matarile es casa para los que pensamos que no todo está perdido, porque siguen siendo irrespetuosos con lo establecido, respetando la máxima máxima del teatro: la sagrada libertad del escenario.

 

Desplegar ideas, imágenes, palabras, colores, miradas, movimientos, memorias, sonidos, sonrisas, miedos, dudas, provocaciones, invitaciones, juegos, danzas, lamentos, caricias y lecciones como lo hacen ellos, buscando la convivencia y la complicidad -o la confrontación- con el espectador, genera una suerte de experiencia que nació en peligro de extinción. Por eso nunca ha dejado de ser un ritual minoritario y nunca lo será mayor, pese a que venga a darse en las Naves de Matadero y agote las entradas. Quizás es una visión algo pesimista, egoísta y onanista. Yo los disfruto mucho, intelectual, emocional, físicamente. Volvería una y otra vez a verlos, con vicio, pero sé que es miel para paladares concretos. No debería ser así, pero el sistema de pensamiento y consumo que se está generando a partir del actual sistema educativo, aboca a estas experiencias a los márgenes. Así estoy una semana después de vibrar con el Circo de Pulgas y 10 días después de sentirme profundamente apelado y conmocionado por Antes de la metralla. Quizás toda esta disquisición se explica simplemente porque los echo de menos, porque no hay nada ni remotamente parecido en Madrid, porque la expectativa que se me generó se vio cumplida y superada con creces. Y ahora es como pensar que no volveré a follar hasta que nos encontremos de nuevo dentro de ¿uno, dos, tres otoños? Espero que no…

Eva Caballero:

 

Matarile=belleza de lo no bello. Una maravilla de imágenes bellas de lo no cotidiano. Poco mas puedo añadir, es que me dejó sin palabras y la retina llena de momentos.

 Julia Varela:

 

Si la idea de «Circo de Pulgas» es sugerir una reflexión sobre la esencia de la existencia de la vida o del arte…en mí lo han logrado. Somos pulgas expuestas a los observadores; y somos lo que somos gracias a cómo nos ven los demás. Funciona muy bien el concepto de búsqueda del significado de la experiencia estética.

 

Las ideas existen pero no se desarrollan ni se revelan por parte de los que actúan. Se abren significados a través de efectos visuales, físicos o musicales, pero no directamente desde el ser de quienes realizan la acción. Efectivamente son pulgas -con sus talentos en potencia- para explorar y encontrarse a sí mismos, su existencia se delimita en esbozos compositivos, ricos y con materia interesante, pero no realizada en el escenario.

 

Sin embargo los detalles de improvisación, el sentido del humor, el contacto directo y cercano con el público, la huida de cualquier preciosismo y la inexistente cuarta pared hacen que el espectáculo tenga momentos realmente vivos, y eso, es de agradecer.

Pincha en la imagen para ver la información de la pieza.