Grand Applause
16696
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16696,bridge-core-2.1.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-20.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Les Matarifes f6 // sesión 23

«Grand Applause» de Jorge Dutor y Guillem Mont de Palol // 27 de abril de 2018 // Naves Matadero -CIAV // Madrid

01 Juan Pablo Cruces

Juan Pablo Cruces

«No simpatizo mucho con la ópera. Pero me han dicho que va a ser una mezcla con lo plástico. Así que espero me sorprenda…»

02 María Blanco

María Blanco

«No sé si jugará con la idea del feminicidio, presente en su momento también en la ópera y que traído al día de hoy no ha cambiado tanto…»

03 Nosley Expósito

Nosley Expósito

«Yo soy artista plástico y vengo a mirar la obra desde el punto de vista visual y de los recursos que se van a utilizar…»

atención

Les Matarifes invitados, nos hablan de sus expectativas momentos antes de comenzar la función.

percepción

Les Matarifes invitados, nos hablan de sus expectativas nada más terminar la función.

participación

Les Matarifes invitados nos envían un correo electrónico, una semana después, con el recuerdo que tienen de lo acontecido.

Juan Pablo Cruces:

 

Primero que todo, decir que la opera Carmen, si bien es famosa, nunca la he visto ni leído el texto, solo he escuchado algunas canciones del repertorio como “El amor es un pájaro rebelde”.

 

Aparte de esto, desde el inicio hasta el final me sentí de una manera… “insultado”. No porque los artistas sean malos, pero siento que el hecho de querer… no se… “deconstruir” una opera… me parece bastante pretencioso teniendo en cuenta que la opera hoy en día no es muy popular ni del agrado de la juventud (en términos generales).

 

Por otro lado esta el tema de la idiosincracia. Como soy chileno y no conozco mucho de la cultura española en profundidad, no pude entender mucho los “chistes” que se quisieron hacer, porque creo entender que eso es lo que había entre medio. De ser así, he visto muchas performances que sacan la idiosincracia de lado para poder hacer critica de temas contingentes a nivel humano mas que nacional. Un ejemplo es la compañía de teatro chilena “La Re-Sentida” con uno de sus espectáculos llamado “La imaginación del futuro”.

 

Si bien es cierto que usan la historia de Chile como base, no es menos cierto que no solo en Chile se manipula a los candidatos a la presidencia para que hagan lo que las altas esferas del poder quieren (Tenemos el caso de Donald Trump en Estados Unidos, quien es una obvia marioneta del partido republicano). Esta es una especie de enfermedad que nos afecta a todos y en la performance lo dejan en claro, tanto así que la obra ha viajado por varios países, porque el tema, primero, es claro, y segundo, el desarrollo viaja por distintos tipos de disciplinas de manera que es reconocible aun cuando no sepas nada de lo que ha pasado en ese país. Puedes ser italiano, alemán, cristiano, comunista, etc. Y la critica que existe en el espectáculo se entiende perfectamente.

 

Ahora bien, para no quedarme con un solo país, en Madrid fui espectador de una performance llamada “F.O.M.O” del colectivo artístico “Fango” en la Sala de la Princesa (Teatro María Guerrero).

 

En esa performance, los actores, por medio de escenas sueltas nos dan a conocer casos de personas (que pueden ser ellos o no) de como las redes sociales afectan a la vida de las personas, a nivel de relaciones personales, laborales, amorosas, familiares, etc.

 

Al principio nadie podría entender algo de lo que esta pasando, pero sales del teatro uniendo las piezas y tienes la critica y le das una vuelta en tu cabeza puesto que tu también eres parte de las redes sociales, te afectan y de alguna manera en ese escenario compartirse con los actores esa frustración de este “Tratar de pertenecer” en la sociedad, a veces, como ese juego infantil que voy a poner a continuación:

Ese momento en el que te sientes una figura tratando de embonar a la fuerza en un agujero que no es el tuyo, pero lo quieres tanto que tienes que sufrir para poder pasar por el agujero y sentirte “realizado”.

 

Para finalizar, no quiero decir que los experimentos sean malos y entiendo que lo visto en el escenario es parte de un proceso, pero queda poco claro el tema que quieren tocar, porque para ser sincero, vi un grupo de gente siendo pagada para “hacerse los graciosos” en un escenario y fue bastante difícil entender que querían decir (si es que había algo que decir).

 

En resumen, por ahora, esta performance queda como algo pretencioso y “Esnob”, dandole comida a ese publico “hipster” que, al ver este tipo de espectáculos, pasa a postearlo en redes sociales, quedando así de “culturales” que ven cosas que nadie entiende porque su intelecto “suele” ser superior al del resto de sus conocidos.

María Blanco:

 

Tras haber reposado los sentimientos de la obra, la recuerdo como algo lejano y risueño, porque estoy haciendo el ejercicio de pensar en ello, quizá si no me enfocara, se desvanecería.

Nosley Expósito:

 

Al pasar los días la obra me sigue suscitando la idea de la burla, del chiste irónico pero agradable, su acercamiento a la realidad española mezclando lo clásico y lo contemporáneo, jugando con la metáfora de sugerir la presencia de los mismos conflictos.

Pincha en la imagen para ver la información de la pieza.