Ningún lugar - Les Matarifes f6
511
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-511,bridge-core-2.2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Les Matarifes f6 // sesión 01

«Ningún lugar» de Orquestina de Pigmeos // 22 de septiembre de 2017 // Naves Matadero -CIAV // Madrid

Gema Martin-Consuegra

Gema Martín-Consuegra

“No he querido investigar mucho,

porque prefiero la sorpresa…”

Miguel Gabaldon

Miguel Gabaldón

“Las expectativas que tengo son ver algo que me vaya a remover, intelectualmente, socialmente…”

Silvia Tenenbaum

Silvia Tenenbaum

“Supongo, que es un “ningún lugar”, pero a la vez es un lugar donde se construyen cosas…”

atención

Les Matarifes invitados, nos hablan de sus expectativas momentos antes de comenzar la función.

percepción

Les Matarifes invitados, nos hablan de sus expectativas nada más terminar la función.

participación

Les Matarifes invitados nos envían un correo electrónico, una semana después, con el recuerdo que tienen de lo acontecido.

 Gema Martín-Consuegra:

 

Estupenda propuesta. Después de esta semana, mi visión es muy parecida a la que sentí en el momento de la representación. Más suavizada, es cierto, pero me sique provocando tristeza.

 

Un sentimiento de soledad del migrante que siempre intenta acercarse a situaciones parecidas a las de su país de origen, personas de la misma nacionalidad, olores, comidas, bailes, música… «Ningún lugar», amargo título, geniales actrices, estupendos autores.

 Miguel Gabaldón:

 

Después de trasncurridos unos días y con el poso del tiempo, en mi cabeza permanece el espectáculo que vimos, ese «Ningún lugar». Orquestina de pigmeos y las protagonistas rumanas de esta propuesta consiguieron acercarnos un trozo «sin cortes» de su vida. Observar sus idas y venidas sin subtítulos, sin explicaciones, con la realidad de lo cotidiano. Haciendo extraordinario lo ordinario, como persigue Jonas Mekas en sus video-diarios.

 

Interesantísima propuesta (cierto es que algunos elementos de la puesta en escena tal vez podrían ser aún más potentes, pero es que la propuesta tampoco es un espectáculo teatral al uso) que deja un regusto melancólico y que trata el tema del exilio sin dramatismos pero también sin falsas alegrías ni endulcoramientos, haciendo protagonistas a sus protagonistas. Algo que muy pocas veces (casi nunca, y desde luego no de esta manera) se ve. Esto es un auténtico trabajo de integración. Bravo por sus creadores y bravas, bravísimas ellas.

 Silvia Tenenbaum:

 

¡Hola compañeras! Contenta por haber participado y compartido con vosotros el viaje a ese “Ningún lugar”, del que se partió en la Nave 11 de Matadero, para ir creando otro en el que van transcurriendo fragmentos de vida en un flujo constante de sonidos, olores, objetos y personas.

 

El hilo conductor es el exilio, que es duro y genera desarraigo, desorientación, pero también tiene sus momentos de luz y lleva a la confrontación con los demás y a la reflexión sobre uno mismo, sobre los propios límites, se convierte en una prueba continua.

 

Unas mujeres rumanas nos vinculan a un mundo muy cotidiano y vital: comen, bailan, fuman, charlan y cantan, y un músico colombiano pone sus toques de humor y alterna canciones con explicaciones al espectador, lo que da una sensación de mezcla de realidad y ficción. Mezcla de realidad y ficción que también va subrayada por la proyección de documentales que ocupan un espacio limitado del escenario, al mismo tiempo que en él transcurren las escenas.

 

La hermosa escena final que vuelve a dejar un espacio despojado, con el camión cargado de objetos y la nieve que se ve cayendo a través de la puerta, hizo que nosotros los espectadores, nos convirtiéramos en parte de esa obra, pues fuera había personas que nos miraban, a su vez, a través del quicio de esa puerta.
Quizás hubiera estado bien que alguna escena transcurriese en el exterior, con el fin de romper el límite del espacio teatral y aprovechar el espacio público.
De todas formas, ¡un gran aplauso a todos los que hicieron posible esta obra! He disfrutado mucho.

 

Y otro para la nueva época de Matadero con su apuesta por formas de creación no convencionales y obras más abiertas.

Pincha en la imagen para ver la información de la pieza.